La 25ª Edición del Libro de Datos KIDS COUNT Destaca las Mejoras Desde 1990

Posted July 21, 2014, By the Annie E. Casey Foundation

Los cambios en las políticas nacionales y estatales han dado como resultado cambios positivos para los niños, aunque ahora más niños están viviendo en áreas de alta pobreza y en familias monoparentales.

Los cambios demográficos, sociales y económicos, junto con importantes novedades en el desarrollo de las políticas, han afectado a la vida de los niños de bajos ingresos, desde 1990, de forma positiva tanto como negativa, según la 25ª edición del informe anual Libro de Datos KIDS COUNT de la Fundación Annie E. Casey. Dentro de las buenas noticias se destacan la mejora constante en el número de niños que asisten a preescolar y la disminución en el número de niños con logro insuficiente en lectura y matemáticas.

También hay una tendencia positiva en la educación de los padres, lo que beneficia a los niños: ha disminuido el porcentaje de niños que viven en familias en las cuales ninguno de los padres tiene un título de educación secundaria, de 22 por ciento en 1990 a 15 por ciento en 2012. Además, la tasa de nacimientos a adolescentes fue la más baja en la historia del país, y la tasa de mortalidad infantil y adolescente se ha reducido debido a los avances médicos y del aumento en el uso de cinturones de seguridad, asientos infantiles para el auto y cascos para ciclistas.

Entre las tendencias preocupantes se incluye el aumento en la tasa oficial de pobreza infantil, según lo define el gobierno federal. Aunque la tasa se redujo de 18 a 16 por ciento de 1990 a 2000, la tasa alcanzó 22 por ciento en el 2010 y se ha mantenido aproximadamente a este nivel. En el año 2012, casi 16,4 millones de niños vivían en la pobreza. El porcentaje de niños viviendo en familias monoparentales ha aumentado considerablemente: en 1990, 25 por ciento de los niños vivían en un hogar monoparental y en 2012 la cifra aumentó a 35 por ciento. Desde 1990, el índice de niños viviendo en comunidades pobres también aumentó, 13 por ciento de los niños viven en áreas donde la tasa de pobreza es de 30 por ciento o más.

"Los avances en la neurociencia, junto con la investigación continua sobre lo que funciona, nos permiten entender, más que nunca, cómo darles a los niños un buen inicio y ayudarlos alcanzar importantes etapas de desarrollo a través de su infancia”, dijo Patrick McCarthy, presidente y CEO de la Fundación. "En varios frentes, hemos visto la diferencia que pueden marcar las políticas inteligentes, los programas eficaces y las prácticas de alta calidad para mejorar el bienestar de los niños y mejorar sus resultados a largo plazo. Todos debemos sentirnos animados por las mejoras observadas en varios de los indicadores de bienestar en las áreas de salud, educación y seguridad".

"Pero aún queda mucho por hacer," dijo McCarthy. "Todos nosotros, en cada sector—negocios, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro, grupos religiosos, familias—debemos continuar trabajando juntos para asegurar que todos los niños tengan la oportunidad de triunfar. Debemos fortalecer nuestro compromiso y redoblar nuestros esfuerzos hasta que cada niño en Estados Unidos alcance su potencial. Simplemente, no podemos permitirnos poner en peligro el futuro de millones de niños de bajos recursos que no tienen la oportunidad acceder programas de primera infancia de alta calidad y vivir en barrios desarrollados con recursos, los cuales las familias de ingresos más altos dan por sentados”.

Para analizar las últimas tendencias entre 2005 y 2012, el nuevo Libro de Datos utiliza 16 indicadores en cuatro categorías: bienestar económico, educación, salud, y familia y comunidad.

  • Los niños continúan progresando en las áreas de educación y de salud. Los cuatro indicadores educativos que cubren áreas desde la asistencia preescolar hasta la graduación de la escuela secundaria, mostraron mejoras constantes. La salud infantil también mejoró en los cuatro indicadores y hay más niños con acceso a la cobertura de seguro médico que antes de la recesión. También ha disminuido la mortalidad infantil y adolescente y en el consumo de drogas entre adolescentes. El porcentaje de niños con bajo peso al nacer mostro un ligero descenso.
  • El progreso económico sigue estancado, incluso después de que terminara la recesión. Tres de los cuatro indicadores de bienestar económico empeoraron desde los años centrales de la década pasada, lo cual no es sorprendente, dada la gravedad de la crisis económica durante los últimos seis años. Sin embargo, la mayoría de los indicadores en esta área mejoraron ligeramente a nivel nacional desde el Libro de Datos 2013, lo cual indica señales modestas pero prometedoras de recuperación.
  • Un panorama mixto en los indicadores de Familia y Comunidad. Las tasas de natalidad en adolescentes fueron las más bajas en la historia del país. Hubo un pequeño descenso en el porcentaje de niños viviendo en familias donde el/la jefe del hogar no tiene un diploma de educación secundaria. Sin embargo, hubo un aumento en el porcentaje de niños viviendo en familias monoparentales y en el porcentaje de niños que viven en áreas de alta pobreza.

A nivel estatal, Massachusetts, Vermont, Iowa, New Hampshire y Minnesota ocuparon los primeros puestos en cuanto al bienestar general infantil, mientras que Arizona, Luisiana, Nevada, Nuevo México y Mississippi ocuparon los puestos más bajos. Tres estados del sudoeste—Arizona, Nevada y Nuevo México—se encuentran, una vez más, entre los últimos cinco de la clasificación general. Otros datos que merecen ser destacados son:

  • Aunque tres estados de Nueva Inglaterra se encontraron en los primeros cinco puestos en bienestar general entre los 50 estados, los primeros cinco estados en bienestar económico se encuentran en la región Central y en las regiones de la Llanura: Dakota del Norte, Dakota del Sur, Iowa, Minnesota y Nebraska.
  • Las mejoras más grandes en la clasificación global, en comparación con el Libro de Datos del año pasado se encuentran en Iowa, Utah, Illinois, Indiana y Tennessee. Las mayores caídas en la clasificación se registraron en Wyoming, New Hampshire (que baja de primer a cuarto lugar), Nueva Jersey, Montana y Oklahoma.
  • Cuarenta y nueve estados, incluyendo el Distrito de Columbia, tuvieron mejoras en el nivel de logro en matemáticas desde 2005, pero existe una brecha considerable entre Massachusetts, que sólo tiene 45 por ciento de estudiantes con logro insuficiente en el área y Alabama que tiene 80 por ciento.

"Muchos de los indicadores están moviéndose en una dirección positiva, pero los datos económicos muestran que la prosperidad de nuestra nación y la fortaleza de nuestra comunidad está en peligro” dijo Laura Speer, directora asociada de reforma política y advocación. “Nuestra colaboración con los defensores de la infancia, a nivel estatal y nacional, ha dado frutos desde nuestro primer Libro de Datos y ha enfocado la atención hacia el progreso infantil. El Libro de Datos destaca los logros de los defensores en todo el país que han sido fundamentales en el avance hacia un aumento en las inversiones de programas y servicios eficaces para garantizar que los niños tengan el mejor inicio posible en la vida”.

EL Libro de Datos KIDS COUNT incluye datos sobre el desarrollo en la niñez temprana para todos los estados, el Distrito de Columbia y el país. Esta información está disponible en el Centro de Datos KIDS COUNT, donde también se encuentran los datos más recientes a nivel nacional, estatal y local de cientos de indicadores del bienestar de los niños. El Centro de Datos permite a los usuarios crear clasificaciones, mapas y gráficos que pueden ser utilizados en publicaciones y sitios web, y ver la información en tiempo real en aparatos portátiles.